jueves, 23 de junio de 2011

La Casa II en signos de Agua: la Materializacion




La casa II de la Carta Natal habla de cómo materializamos. De nuestra relacion con la materia, que incluye desde nuestro cuerpo hasta nuestras posesiones. Toda la materia que nos rodea y nos pertenece en el sentido de ser parte de nuestras necesidades, está ahí. Nuestro cuerpo, como conciencia física, material; nuestros bienes materiales como extensión material de esa conciencia .

Los signos de agua representan el mundo emocional , que de por sí es una experiencia individual. No es posible “ver” este proceso con los sentidos del cuerpo.
Es un elemento plástico, envolvente, disolvente, resonante. El cuerpo es ajeno en este mundo, que bien se puede equiparar al mundo onírico. Las cosas cambian de forma sin una ley aparente, se diluyen, aparecen y desaparecen al querer tocarlos… a veces ese estado tan ajeno hace que quien deba verse a si mismo desde su propio cuerpo, se vea como si se estuviera viendo desde afuera.

Este elemento psiquico es el que gobierna nuestra relacion con la materia cuando se encuentra en la Casa II. Desde el primer instante nos preguntamos cómo puede darsele forma a algo si nuestras manos son de agua?


En principio la relacion con nuestro cuerpo es inexistente, salvo desde la imagen, que solo la vemos cuando es reflejada en algo, o alguien. Pero no desde más adentro. Las necesidades físicas no se registran tan fácil. El esquema corporal es confuso, cuesta establecer los límites entre uno y el afuera. Agarra las cosas y se le caen… quizas no se sienta del todo seguro de gobernar su cuerpo, el choque con el limite de la materia es demasiado duro.
Hay una falta de interés o de atención en esta área. Porque lo que mueve al signo de agua es lo emocional, de modo que la relacion que tendrá con la materia pasará por ahí.
Todo lo que le sienta lo trasladará a su relacion con la materia. Si siente miedo, acumulará por miedo a perder. Si está relajada será mas fluida, si el objeto tiene historia no se podrá desprender, o por el contrario, los destruirá.

Empatía , las cosas no tienen valor material sino simbólico y responden a la emocion.
Falta de límites en aguas más piscianas, que puede llevar a pérdidas, distracciones, “las cosas se esfuman” , no hay sentimiento de posesion de modo que tampoco hay límite ni con lo propio ni con lo que no lo es.

La necesidad de poseer tambien es un atributo del agua. Que genera el miedo a perder, o ambos al mismo tiempo. Entonces, acumulación. La convicción de que lo material existe para servir al mundo emocional, que en sí, nunca se termina de satisfacer, porque es un constante fluir de deseos.
Hay una sensación de nostalgia, de conocimiento interior de que la materia tiene ciclo de nacimiento, vida y muerte, por lo que nada puede alcanzar la importancia de lo emocional , que trasciende la forma. Por eso la materia se encuentra subordinada . La principal conexión , la más fuerte, la más intensa, es la psíquica, hay una desilusión cuando se toma contacto con el mundo de las formas, que nunca responden al ideal del mundo de fantasias del agua.

En la vida práctica, pueden ocurrir un abanico de posibilidades, pero todas tendran que ver con lo mismo. Tanto en la casa 2 como en las otras casas, cuando se encuentran en la tríada de agua, hay un “olvido” del cuerpo, o por el contrario, demasiada sensibilizacion, que responde más a los propios miedos que a la realidad física. Poco control o sensación de “blandura”, que en los momentos en que la persona “se suelta”, es decir se encuentra en su caldo emocional, puede realizar las tareas más sutiles .
El dinero puede convertirse en un sostén emocional, algo que me ayuda a sostener la forma, por lo que se vuelve imperioso so pena de diluirme. O constituir un límite y regalo todo lo que me ata porque en el fondo nada me pertenece , sabiendo que cualquier atadura me lleva al sufrimiento.
El alimento tambien significará lo mismo, no hay una mirada “práctica” en él sino “emotiva”.
En el la vida sensual la conexión emocional con el otro jugará el papel principal, más alla de las formas, que como decia antes, se convierten en un limite y una desilusion.