jueves, 18 de noviembre de 2010

El Banquete Taurino

El Gourmet es un paradigma de Tauro: la satisfaccion de una necesidad primaria y el deleite de los sentidos.
Preparemos un banquete.... qué necesitamos?
1- Comprar (antiguamente, cazar, arrancar) el alimento principal.
2- Cortar, picar, moler, aplastar, encender fuego, calentar.
3-Comer: masticar, cortar, desgarrar.
4-Vino : cuanta mayor fermentacion más caro, cuantos más años en estado de putrefaccion  más solicitado.

Hasta aqui tenemos la "parte de adentro" de la cocina. Los cuchillos, la sangre, los pinches, el fuego . De vez en cuando el cocinero agrega "especias", este es el momento delicado.

Desde afuera, vemos venir la comida preparada, sentimos su aroma, esto nos abre el apetito, nos llena la boca de saliva, nos deleita el paladar, calma nuestro hambre. Saboreamos el vino, bebemos, disfrutamos. Nos llenamos y pensamos "que bella  y simple es la felicidad".

Si  realizaramos el proceso completo, seriamos capaces de ver claramente cuanta muerte, destruccion y transformacion fue necesaria para degustar cada plato.
Cuanto Escorpio en sombra , cuanta Luz taurina.
Cuanta muerte y sufrimiento (poniendose del lado de la presa, claro) tras las bambalinas, cuanta vida y disfrute ante la mesa llena de alimento.
Nada podria suceder si no sucede lo otro. Pero a veces, nos quedamos cnvencidos de que solo esta sucediendo una de ellas.

9 comentarios:

  1. Jejejej! Lo lograste, mastiqué, trituré, me ensangrenté y disfruté. Sé a lo que te refieres. La foto muy apropiada, esa película es del eje Tauro/Escorpio como ninguna que haya visto. Te digo que no pude verla de nuevo, me relajó.
    Esos dos hombres están bien dispuestos a comerse la mujer que está en el medio. Ella como si nada, típico de Tauro. Afrodita sabe quién es y lo que despierta, las intenciones de los hombres corren por su cuenta. Ella solo tomará lo que necesite.

    ResponderEliminar
  2. si, jaja porque la pelicula abarca el abanico completo, yo solo toque el de la comida, todo despues de escuchar a Francis Mallmann contar cómo le gusta preparar hogueras y comer y cocinar al aire libre. Un deleite para las Lunas en Tauro.

    ResponderEliminar
  3. Es interesante lo que hace el tiempo con uno mismo. El tiempo nos "cocina". Uno vive y entran nuevos ingredientes y condimentos, cada experiencia, cada contacto nuevo, cada conocimiento, cada saber que se agrega en el intercambio. Vuelvo a leer y es otra la que lee.
    Para un gourmet es perceptible, un comilón ni se percata. Para un gourmet la vida es muy larga, es un banquete interminable donde nunca nada es igual o todo es distinto. Para un comilón la vida es corta, todo es igual y sólo sirve para llenarse la panza. Así la vida es una serie de trámites aburridos.
    Parece ser cuestión de paladar, el sentido del gusto es venusino.
    Pienso en el par 57/58, ellos son en mi percepción los exponentes de Escorpio y Tauro respectivamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que interesante, es así... un comilón lo tiene disociado, es decir, puede matar al pollo para comerlo, pero esto no formaría parte del plato, sería como "un trámite necesario". Pienso que un gourmet (y sigo pensando en el cocinero que me inspiro esta entrada; Francis Mallman) contempla todo el proceso. Por eso le gusta cocinar al aire libre, en el campo o en el bosque, allí te reencontrás con la energía salvaje...

      Eliminar
  4. Te refieres a la ceremonia, el banquete comienza haciendo el sacrificio, es decir, matando el pollo ceremonialmente. Supongo que eso viene de muy atrás, de cuando cazábamos al pollo ceremonialmente. Por eso es un sacrificio, unos mueren para que otros vivan, el pollo muere para que yo viva. La lechuga muere para que yo viva y si te fijas comemos a la lechuga cuando está viva. Esa lechuga está viva cuando la comes.
    Cuando se pone la comida en la mesa nadie se abalanza sobre la comida, se hace un silencio de respeto porque la cosa es impresionante y merece respeto . Tampoco uno se sirve un plato descomunal de la fuente común ni come sin sentir los colores, los olores, ruidos y sabores. Uno respeta la comida, no la tira. Si sobra la usa en otro plato, nunca la tira. Porque alguien a muerto para que yo viva. La vida se alimenta de la vida y eso necesita ser agradecido y respetado.
    Supongo que a mayor consciencia de todo esto, de lo único y extraño de todo esto -porque la vida es rara, no es algo frecuente de encontrar en el universo y la vida con consciencia tampoco- a mayor consciencia mayor ceremonia. Realmente es impresionante si te pones y lo piensas.
    Porque las piedras no comen piedras ni los árboles comen árboles. Somos nosotros, los animales. Por eso somos huéspedes de este planeta, un huésped es agradecido y respetuoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual Marta, tener conciencia de que para vivir tengo que matar se hace muy difícil y peor aun con las religiones imperantes en este mundo, que no lo ioncorporan y lo relegan al infierno.
      El sacrificio antes del alimento, el ritual de la caza, las ofrendas de agradecimiento o vestirse como el animal que va a ser la presa para convocar su energía , mostrarle al animal que empatizamos con él, y agradecerle que nos haya permitido cazarlo para alimentarnos, Cuanta sabiduría perdida...

      Eliminar
  5. Es porque vivimos en ciudades, hemos perdido consciencia y no entendemos el sentido profundo de los ritos que han sobrevivido. Nuestras ceremonias son actos que carecen de significado consciente, que son remanentes arcaicos reducidos a supersticiones. Esto sentí cuando leí una novela de Ursula Le Guin, ella lo dice muy bien. Se llama Las Tumbas de Atuan.
    Cenizas que han perdido toda fragancia. Eso es.
    Es como cuando yo fumo tabaco, un trámite que alivia una carencia, se ha hecho un hábito y ha perdido todo su significado ceremonial. Porque a nadie se le ocurría que fumar fuera un acto solitario, jejejejj Todo lo que nos llevamos a la boca es sin significado, algo que solo alivia una carencia y ha perdido su trascendencia. Es falta de consciencia de lo que hacemos cuando introducimos algo en nuestro cuerpo. El cuerpo ha perdido su santidad, es un templo bombardeado y saquedo como el museo de Bagdad fue saqueado por las tropas de la OTAN. El mundo cuenta historias que son las nuestras.

    ResponderEliminar
  6. Ay.. Mónica y Marta.. cómo disfruto tenerlas en mis platos principales.. agradecida yo las consumo diariamente y como buena taurina las disfruto como un buen banquete interminable..

    ResponderEliminar